sábado, 22 de diciembre de 2012

Capítulo Uno: Doncaster.




~Un año y medio después~
Narra Destiny.

Llevaba más de dos horas de viaje y al fin vi ese cartel que tanto añoraba. El cartel que decía que volvía a estar en Doncaster, mi ciudad. Había estado poco más de un año fuera y lo echaba de menos: sus calles, sus parques, sus casas, pero sobre todo a mis amigos. El verano pasado mis padres se divorciaron, mi hermana pequeña se quedó con mi madre aquí y a mí me tocó irme con mi padre a Londres. Pasé todo el año allí y apenas había venido a Doncaster, mi madre y mi hermana habían ido a visitarme de vez en cuando y mis amigos: Gia, Nialler y Becca también se habían dejado ver por allí siempre que podían.

- Gracias por traerme, papá.-dije cuando aparcó el coche frente a mi nueva casa. Sí, hacía unos meses mi madre y mi hermana se habían mudado a otra casa.
- No hay por qué darlas.-me contestó.

En realidad, si que tenía que agradecérselo, él tenía mi custodia pero yo le había pedido volver a Doncaster. No es que no me llevara bien con mi padre o que no quisiera estar con él, simplemente era que necesitaba estar cerca de mi madre y de mis amigos. Él había accedido con una condición: que cada dos fines de semana fuera a verle a Londres. Condición que yo acepté encantada.

- Nos vemos en quince días, recuérdalo.-me dijo ayudándome a sacar las maletas del coche.
- Claro que sí.-llamé al timbre y mi hermana pequeña abrió la puerta.
- ¡Des! –dijo abrazándome.- ¡Estás aquí! –besé su mejilla y en seguida apareció mi madre a la que también abracé. La pequeña había corrido a los brazos de mi padre en cuanto yo la solté. Mi madre le saludó después. Afortunadamente, no se odiaban después del divorcio.
- Me tengo que ir ya.-dijo él.
- Adiós papá, y gracias otra vez.-le abracé por última ocasión y besé su mejilla. Entró en el coche y le vimos desaparecer al final de la calle.
- Bueno pasa, a ver si te gusta la nueva casa.-dijo mi madre abrazándome de lado.- Tenía tantas ganas de que estuvieras aquí de nuevo.
- Y yo, mamá, os echaba de menos.


Narra Harry.

¿Por qué las vacaciones se acaban tan pronto? ¿Por qué? ¿Por qué luego los días durante el curso se hacen interminables y los del verano pasaban volando? Es algo que siempre me preguntaré y a lo que nunca le encontraré una respuesta coherente.

Había pasado el último mes de vacaciones con mis padres, en un pueblecito de la costa española. Sí, “vacaciones con los padres” no parece un buen titular para unas vacaciones geniales, de hecho, cuando me dijeron que teníamos que irnos juntos no me hizo ninguna gracia, pero no tuve más remedio que acceder a su petición de vacaciones familiares.

Al final, no habían estado tan mal. En aquel pueblo, mi hermana y yo conocimos a unos cuantos chicos y chicas de nuestra edad con los que salíamos de juerga casi todas las noches.

Íbamos en el avión, rumbo a Londres, ¡por fin volvía a mi querida Gran Bretaña! En España no se estaba mal, mucho solecito y buena comida, pero en el fondo extrañaba el levantarme y ver ese cielo nublado por la ventana. Estaba escuchando música cuando recibí una notificación de twitter en el móvil.

“Te has ido solo hace unas horas y ya te echo de menos. No sé qué va a ser de mí sin ti @Harry Styles”

Reí bajito después de leerlo. Era de una chica con la que había ligado allí en España, habíamos salido varias veces durante los últimos días y sin duda, lo habíamos pasado muy bien juntos.

- ¿De qué te ríes tanto? –me preguntó mi hermana.
- Lee.-dije dándole el móvil para que lo leyera.
- No le veo la gracia.
- Pues yo sí.
- Creí que te gustaba de verdad.
- Ay, ay, ay hermanita.-dije poniendo mi mano sobre su hombro.- Aquí el que conquista soy yo, nunca soy el conquistado.
- Algún día caerás, ya lo verás.-negué con la cabeza.
- No lo creo, sabes que eso del amor no va conmigo.-reí de nuevo y me dispuse a contestarla, dejándola claro que no esperara que volviéramos a vernos.


Narra Gianna.

Últimos días de vacaciones. Hay que aprovecharlos y yo estaba tumbada en la cama, más aburrida que una ostra. Echaba de menos a mi mejor amiga, hablábamos casi todos los días por teléfono pero claro, no era lo mismo que tenerla conmigo. Decidí llamarla, hacía unos días me había dicho que tenía una sorpresa para mí pero no me quería decir nada, así que intentaría sacarla algo de información ahora.

- ¿Sí? –siempre contestaba así al teléfono.
- Soy yo, tonta.-dije y reímos.
- ¿Qué tal estás?
- Aburrida, mucho, por eso te llamo.
- ¿Solo por eso? ¿Qué clase de amiga eres tú? –preguntó y reí.
- En realidad era para saber la sorpresa esa que me tienes.-dije y ahora la que reía era ella.
- Eres muy curiosa, Gia. Pero puedo darte una pista.
- Suéltalo.
- Lo sabrás en breves.
- ¿Solo eso? ¡Pues menuda mierda de pista! –dije enfadada y sonó el timbre.- Espera un momento que han llamado al timbre.
- Vale.-me contestó. Bajé rápidamente a abrir la puerta.-
- ¡SORPRESA! –gritó cuando abrí la puerta.
- ¡Aaaaaaaah! ¡Estás aquí, estás aquí, estás aquí! –nos abrazamos fuerte.- ¿Por qué no me lo dijiste?
- Era una sorpresa.-contestó. La hice pasar y subimos a mi habitación.
- No me lo puedo creer. ¿Cuántos días te quedas? –dije sentándome sobre la cama.
- Indefinido.-respondió sonriendo.
- ¿Sí? ¡Es genial! ¿Cómo lo has conseguido?
- Se lo he pedido a mi padre, simplemente.
- Oh, le adoro entonces.-dije y reímos.
- Bueno, cuéntame, ¿qué tal todo por aquí? ¿Muchos cambios en este tiempo?
- No mucho más de lo que te he contado por teléfono, te he mantenido al día con todo. ¿Y tú qué? ¿Qué tal con ese chico? ¿Cómo se llamaba?
- Mark. Y bien, sólo éramos amigos, para tu información.
- Ya, ya, solo amigos…-dije dejando la frase en el aire.
- Ni ya, ya, ni yo, yo. Solo amigos.-dijo.- Y no empieces, Gia, que nos conocemos.


Narra Liam.

Mudanza. Mis hermanas protestaban porque habíamos tenido que venir a vivir aquí, a Doncaster, por trabajo de mi padre. Las entendía porque allí dejaban a sus amigos de toda la vida y una de ellas a su novio. En cambio, a mí me daba un poco igual, incluso pensaba que podía estar bien cambiar de aires. No había llegado a tener amigos de verdad, había sufrido bastante en el instituto y tampoco tenía ninguna chica que me interesaba, así que este cambio me lo tomaba de un modo optimista, como una nueva oportunidad de poder empezar desde cero.

Llevábamos una semana ya instalados aquí y no había mucha gente por aquí, supongo que por que era el final del verano y estarían aprovechando sus últimos días de vacaciones.

- ¿Os venís? –pregunté a mis hermanas. Ambas negaron con la cabeza. Desde que habíamos llegado habían decidido no salir a ninguna parte, solo iban a salir si era para volver a casa.- Vosotras os lo perdéis.-dije dirigiéndome a la puerta.
- Seguro que no.-me contestó Ruth.
- No vuelvas tarde.-gritó mi madre desde la cocina.
- Volveré a cenar, no te preocupes, mamá.-contesté de la misma forma y salí de casa.

Empecé a caminar por las calles de Doncaster que aún no conocía bien, iba fijándome detenidamente para poder volver luego sin perderme. Me quedé mirando un cartel de la pared distraído cuando alguien chocó conmigo y cayó al suelo.

- Perdona, no te he visto.-se disculpó. Una chica morena, con ojos azules.
- Perdona tú, estaba aquí parado en medio.-dije ayudándola a levantarse.
- Perdonado entonces.-dijo.
- Perdonada también.-contesté y reímos.- Soy Liam.-me presenté.
- Jessica.-respondió.
- ¿Eres nueva por aquí?-asintió con la cabeza.- Pues ya somos dos.-reímos de nuevo.- Iba a dar una vuelta, inspeccionando esto, ¿te apetece venir?
- Claro.-


Narra Rebecca.

¡Hoy era el día! Al fin volveríamos a vernos los cuatro, sí, Niall, Gia, Tay y yo. No nos habíamos visto en todo el verano: él había estado en Irlanda con sus padres, visitando al resto de su familia; ella de vacaciones en Estados Unidos y yo haciendo un tour por Europa con mis padres. Lo había pasado genial recorriendo todos esos países y visitando ciudades preciosas pero echaba de menos a mis chicos.

Me metí a la ducha después de comer, tardaba mucho en arreglarme, bueno, más bien, en elegir la ropa. Pasé casi más de una hora frente al armario hasta que encontré algo perfecto para el día que hacía hoy: una mini falda con un poco de vuelo blanca, con una camisa rosa y unas manoletinas blancas también. Me sequé el pelo y lo dejé tal y como quedó, me maquillé un poco, cogí mi bolso donde guardé el monedero y el móvil y salí de la habitación.

- ¡Me voy mamá! –grité y la vi salir de su habitación.-
- ¡Rebecca! –gritó y me giré. ¿Qué quería?- Haz el favor de recoger toda esa ropa que hay encima de tu cama o no irás a ninguna parte.-ordenó.-
- ¿No puedo recogerlo cuando vuelva?-dije desde abajo.
- No, ahora o no sales.-resoplé.
- Está bien.-dejé el bolso en la estantería de la entrada y subí rápido a mi habitación. Cogí el montón de ropa de encima de la cama y lo metí todo al armario, sin colocarlo detenidamente, está claro.- ¡Ya está! –grité para que me escuchara mi madre.- Ahora si que me voy.
- Vale, pásalo bien.-me contestó, cogí el bolso y salí de casa.

Puse rumbo al Starbucks donde quedábamos siempre, llegaba última, claro, por culpa de mi madre.

- ¡Tardona! –dijeron los tres casi a la vez.
- No ha sido mi culpa.-me defendí.
- Claro que no, si nunca tienes culpa de nada.-dijo Niall y le saqué la lengua.
- No sé si os habéis dado cuenta de que sobra una silla.-dije ya que había dos vacías, una para mí y la otra, sobraba.
- No sobra.-dijo Taylor.
- ¿Entonces?
- Ha venido una sorpresa.-dijo Gia y en cuanto la vi aparecer, corrí a abrazarla.


Narra Zayn.

- ¿Quieres parar ya? –preguntó mi madre girándose desde el asiento del copiloto cuando solté un bufido por no sé cuánta vez.
- No.-contesté seco. Estaba enfadado, mucho. Nos mudábamos, salíamos de Bradford para quién sabe cuánto tiempo y no quería, me costaba mucho hacer amigos y para uno que tenía allí había tenido que dejarle.
- Harás nuevos amigos.-decía mi madre.
- Sí, seguro.-ironicé.
- Además, podrás volver a Bradford a casa de los abuelos cada fin de semana si quieres.-intervino mi padre.
- Seguro que este sitio no está tan mal.-dijo una de mis hermanas pequeñas.
- Tú a callar, enana.-le contesté de mala manera.
- ¡Zayn! No hables así a tus hermanas.-me regañó mi madre, bufé de nuevo y seguimos el resto del camino en silencio.

Llegamos después de una hora. Mis tres hermanas pequeñas estaban emocionadas por saber cómo era la casa nueva, a mí me importaba muy poco, la verdad.

Era una casa bastante grande, había cinco habitaciones: una para cada uno de nosotros y la de mis padres; dos baños, uno en cada planta; la cocina, el salón que era la habitación más grande de la casa, con chimenea incluida y en la parte de atrás, un jardín.

Subí mi maleta a la que sería mi nueva habitación y coloqué rápidamente todas mis cosas, después, mientras todos los demás se dedicaban a ordenar todo, decidí salir a tomar un poco el aire. Me senté en el escalón de la puerta de mi casa a fumar un cigarrillo mientras observaba la gente pasar de un lado a otro y pensaba en mi supuesta nueva vida, me iba a costar acostumbrarme, no me gustaban para nada los cambios.


Narra Taylor.

Habíamos vuelto de vacaciones hacía escasamente un par de horas, ni siquiera coloqué la maleta, simplemente me dediqué a darme una ducha y arreglarme para salir. Necesitaba volver a ver a mis amigos, los había echado demasiado de menos, había pasado todo el verano en un pueblecito perdido en medio de la nada, con cuatro casas mal puestas y en el que la media de edad pasaba de los 50 años.

Salí de casa, quería llegar puntual, no me gustaba hacer esperar a la gente, cuando llegué, ya estaban Niall y Gia en la puerta del Starbucks con otra chica rubia a la que no había visto antes.

- ¡Hola chicos! –los saludé y los dos vinieron a abrazarme.
- Un momento que os presento.-dijo Niall.- Des ella es Tay, Tay ella es Des.-dijo y nos saludamos con un par de besos en la mejilla.
- Ah, tú eres la famosa Des.-dije y ella rió.- Estos dos no paran de hablar de ti.
- Seguro que nada bueno.-me contestó ella.
- ¿Rebe no ha llegado aún? –pregunté.
- Sabes que siempre es la última.-dijo Gia y reímos.
- Podíamos ir pasando, necesito merendar algo, tengo hambre.-
- Que raro que tú quieras comer, duendecillo.-dijo Des revolviéndole el pelo.
- Vamos a esperarla dentro, mejor.-dijo Gia.
- Sí, no vaya a ser que éste se muera de hambre y luego caiga la culpa sobre nosotras.-dije y entramos al Starbuck.

Cogimos una mesa y cinco sillas. Destiny fue a esconderse para dar una sorpresa a Rebecca y mientras Niall iba a pedir algo para todos, Gia y yo nos quedamos un rato charlando sobre cómo nos había ido el verano.


Narra Niall.

Había vuelto de pasar el verano en Mullingar, con mi padre y mi hermano, y llevaba una semana completamente aburrido en Doncaster. Las chicas estaban de vacaciones y no tenía con quien salir por ahí, afortunadamente hoy volvían las tres y saldríamos a merendar.

Llegué al Starbuck el primero, pero Gianna no tardó en aparecer con alguien a quien no esperaba ver y que en cuanto me vió, me abrazó.

- ¿Cómo es que estás aquí, Des? –pregunté cuando dejamos de abrazarnos.
- Mi padre, he conseguido que me deje volver a vivir aquí.-dijo sonriendo.
- ¡Eso es genial! –exclamé. Este año sin ella, la había echado mucho de menos, ella fue la primera persona a la que conocí aquí cuando llegué con mi madre y siempre me había ayudado en todo.- Pero mírate, estás preciosa, Des.-dije cogiéndola de la mano, haciendo que girase sobre sí misma.
- Gracias, gracias.-dijo riendo.- Tú también estás muy guapo, eh.-
- ¡Hola chicos! –gritó alguien detrás de nosotros. Gia y yo la abrazamos, era Taylor. La conocimos el año pasado, se mudó aquí a mitad de curso y se había unido a nuestro grupo, era una chica muy maja.
- Un momento que os presento.-dije al ver que Des se la quedaba mirando.- Des ella es Tay, Tay ella es Des.-dije y se saludaron.
- Ah, tú eres la famosa Des.-comentó Tay y Des rió.- Estos dos no paran de hablar de ti.
- Seguro que nada bueno.-dijo Des.
- ¿Rebe no ha llegado aún? –preguntó.
- Sabes que siempre es la última.-dijo Gia y reímos.
- Podíamos ir pasando, necesito merendar algo, tengo hambre.-
- Que raro que tú quieras comer, duendecillo.-dijo Des revolviéndome el pelo.
- Vamos a esperarla dentro, mejor.-dijo Gia.
- Sí, no vaya a ser que éste se muera de hambre y luego caiga la culpa sobre nosotras.-dijo Tay y entramos al Starbuck.

Fui a pedir algo para todos mientras las chicas cogían una mesa y esperábamos a que llegara Becca, tenía muchísimas ganas de verla.

- ¡Tardona! –dijimos los tres casi a la vez cuando la vimos llegar.
- No ha sido mi culpa.-dijo en su defensa.
- Claro que no, si nunca tienes culpa de nada.-dije y ella me sacó la lengua.
- No sé si os habéis dado cuenta de que sobra una silla.-habló ella de nuevo.
- No sobra.-dijo Taylor.
- ¿Entonces?
- Ha venido una sorpresa.-dijo Gia. Entonces, Des salió de su escondite y Rebecca corrió a abrazarla.

Después se sentaron ellas dos a la mesa y empezamos a hablar, contando cada uno su verano. Pasamos la tarde entre risas, como solíamos hacer siempre hasta que llegaba la hora de volver a casa.


Narra Jessica.

Quise salir a dar una vuelta por la ciudad, me estaba agobiando un poco en casa, con mi madre colocando toda la casa, tan solo llevábamos dos días aquí y claro, faltaba mucho por ordenar. Iba caminando por la calle, cuando de repente me choqué con alguien y caí al suelo de culo.

- Perdona, no te he visto.-me disculpé.
- Perdona tú, estaba aquí parado en medio.-dijo ayudándome amablemente a levantarme.
- Perdonado entonces.-dije.
- Perdonada también.-contestó y reímos.- Soy Liam.-se presentó aquel chico de ojos marrones y pelo castaño. Era bastante guapo, debo decir.
- Jessica.-respondí.
- ¿Eres nueva por aquí?-asentí a modo de respuesta.- Pues ya somos dos.-reímos por su comentario.- Iba a dar una vuelta, inspeccionando esto, ¿te apetece venir?
- Claro.-Parecía un chico bastante simpático.

Pasé toda la tarde paseando por Doncaster con Liam mientras hablábamos de todo un poco y la verdad es que lo pasamos muy bien, era un chico muy majo y agradable, se estaba bien en su compañía.

- Si quieres te acompaño a casa.-me dijo.
- No hace falta, creo que seré capaz de volver sola.-contesté.- Pero gracias de todas formas.-sonreí.
- Ha sido una tarde agradable.-
- Lo mismo pienso yo. Cuando quieras repetimos.-dije.
- Por supuesto, dame tu número y hablamos.-Intercambiamos los números de teléfono y el twitter y quedamos en vernos un día de estos para salir de nuevo. Ninguno conocía a nadie más allí y nos habíamos caído bien.

Me despedí de Liam y empecé a caminar hacia mi casa, con la música puesta. Iba andando ya por la calle en la que vivía cuando, en la casa justo anterior a la mía, unas niñas salieron corriendo, haciendo que perdiera el equilibrio, pero esta vez no caí al suelo, alguien había evitado que por segunda vez en la misma tarde, mi trasero llegara al suelo.


Narra Louis.

- ¡Lou! Tienes visita.-gritó mi madre.
- ¿Quién es? –pregunté desde mi habitación y se abrió la puerta de golpe.
- Tu querido amigo Styles.-dijo y nos abrazamos.
- ¿Cuándo has vuelto, tío? –pregunté.
- Esta mañana.-contestó.- ¿Tú?
- Hace un par de días.-nos sentamos en la cama.- Bueno, ¿qué? Cuéntame, ¿cuántas han caído este verano? –dije riendo.
- He perdido la cuenta, Tommo.-reímos.- ¿Y tú qué?
- Alguna ha habido, sí.

Estuvimos un rato hablando de todo lo que habíamos hecho, era mi mejor amigo y siempre nos lo contábamos todo. A media tarde subió mi madre a traernos algo de beber.

- ¿Qué es lo que veo? ¿Nueva vecina? –dijo Harry acercándose a la ventana. Vimos un par de chicas hablando en la puerta de la casa de en frente. Una rubia y una morena.
- La morena es Gianna, ¿no? –pregunté.
- ¿La de mi clase? –asentí.- Pues el verano la ha sentado muy bien.-dijo mordiéndose el labio inferior levemente.
- ¿Quién será la rubia?-dije interesado.
- No puede ser.-dijo y rió después.- ¡Ya sé quien es! –exclamó.
- ¿Quién? –pregunté curioso.
- Destiny.-contestó. 




¡Hola chicas! ¿Ya de vacaciones, no? ¡Que suerte! Yo tengo que estudiar para los exámenes que los tengo en enero...en fin, no os voy a contar mi vida que seguro que no os interesa jajajaja. ¿Qué os ha parecido el primer capítulo? Espero que os haya gustado y bueno, volveré a subir en cuanto pueda y tenga un ratito. Muchísimas gracias por seguir el blog, comentar y todas esas cositas.
Love, 
Sarai.

26 comentarios:

  1. Ohh jaja, ¡me encantó! en serio estuvo genial, fantástico, increíble, ¡y todos sus sinónimos más! jaja. Dios, espero prontísimo el siguiente capítulo. En serio, me encantó ;) .

    A mí me dieron las vacaciones ayer :) y ¡no tuve ningún suspenso ni suficiente! yeah... jaja. ¿Qué tienes exámenes en Enero? ¿Y eso? ¿Qué vas ha recuperar alguna? no sé no sé, pero si es así, muy bien :3

    PD: ¡Gracias por avisarme al twitter!

    Kisses! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Awwwwwwwwwwww muchísimas gracias :)

      Que va, no son de recuperación, es que en la universidad hacemos los examenes del primer semestre después de vacaciones, una mierda, vamos.

      P.D: Gracias a ti por leer! :)

      Un beso <3

      Eliminar
  2. Dios, me encanta es que es, es tan alssja dkxsjdbshahjs bueno pues eso jajaja que como siempre sin palabras y que bueno pues ya por las fechas que tengas unas fiestas geniales cielo, y que te quiero un monton, un besazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias guapa. Igualmente! :)
      Un beso <3

      Eliminar
  3. Ois ois ois, está genial. Vale, nueva novela de la que me enamoro...
    No puede ser tío... JAJAJA
    Síguela pronto porque asdfgfdsa*-*
    Un besazo<3

    ResponderEliminar
  4. Como mola!! Me esta gustando muchisimo!! y se que es lo tipico que se dice, pero madre mia, solo llevas un capitulo (que por cierto tiene mucho merito que lo hagas asi de largo) y ya estoy totalmente enamorada, enganchada y todos los adjetivos que se ocurran a esta novela!! No puedo esperaaaaar!! jajajaja Y no digas que seguro que no nos interesa tu vida, las directioners nos apoyamos, y ya que estamos, seguro que tu vida es mas interesante que la mia XD
    Bueno, un besazooo y suerte para los examenes :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, intentaré que sean más o menos largos todos :) Jajajaja. Un beso y gracias de nuevo! <3

      Eliminar
  5. asdghjklkhgfdsasdfghfdsdfghjkjgfdsdfghjk quiero el siguiente capitulo ya de ya... asdfghj se van a reencontrar me encanta asdfghj SIGUIENTE :)

    ResponderEliminar
  6. Aaaahhhhh.me encantaaaaa. Espero que subas pronto

    One kiss

    ResponderEliminar
  7. Qe bonitoooo!! Me a encantadooo :$ Necesitoo el siguiente pronto por favor, qe me muero de intrigaaa!
    Un besazooo preciosa! ;)

    ResponderEliminar
  8. No se que tienen tus novelas pero me vician me encanta. !!

    ResponderEliminar
  9. Guau! me encanta, esta muy chulo. Debo admitir, que me he trabado un poco, pero ya lo he cogido :P
    Bueno, una duda que no me saco de la cabeza:¿Los chicos se conocen? Es que no se muy bien, eso es lo que me ha dejado un poco parada. Pero bueno, esta demasiado bien. Un besazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es que al principio es un poco lío, pero quería que todos contaran una parte...Sí, se conocen Louis, Harry y Niall, como has podido leer, Liam y Zayn acaban de mudarse :)
      Muchas gracias. Un beso <3

      Eliminar
  10. Es PERFECTAAA igual que la otra , me encantaaaa me puedes avisar? ya me sigues en twitter @Dreaming4aDream besos desde Venezuela y te vuelvo a decir que me encanta es demasiado perfectaaaaa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias! Sí, claor, te avisaré encantada. Un besoo <3

      Eliminar
  11. Haiiii! Ya estoy aqui para molestarte en esta novela también :) (Que también me encanta, claro) Siguienteeeeeeee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eh, eh, aquí nadie molesta, que a mi me encanta que comenteis *-*

      Eliminar
  12. Asdfghjkl, eso, que me encanta. Todos muy monos *__* Y me fijé sobretodo en Harry, menudo pervertido xD. Pero que se le va a hacer, nuestro Hazza es así... Ah por cierto, espero que tengas muuuuuuuuuuucha suerte en los exámenes, menos mal que yo aún no estoy en la uni, si no me daría algo. Resumiendo, no te cuento más de mi vida, al igual que tú no nos cuentas más de la tuya, aunque a mí no me molestaría escucharla ;) Sube pronto!
    Ah, una cosa más, siento haber tardado en comentar y seguir tu blog , pero es que estos días apenas toqué el ordenador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja bueno, es un chico, son así ellos 8) Muchisimas gracias! :D
      No te preocupes, el caso es que has comentado. Un beso <3

      Eliminar