lunes, 9 de septiembre de 2013

Capítulo Cuarenta y Uno: Crisis.




Narra Jessica.

Volví a ser suya una vez más después de cenar en aquella habitación. Esa noche había descubierto dos cosas. La primera que nunca había experimentado una sensación tan maravillosa en toda mi vida y la segunda que el mejor sitio del mundo no se encontraba ni en Londres ni en Nueva York ni en París si no allí, entre sus brazos.

Después de vestirnos, salimos de allí y recorrimos las calles de Doncaster hasta nuestras casas cogidos de la mano.

- ¿Nos vemos mañana? –me preguntó colocándose frente a mí cuando llegamos a la altura de su casa.-
- Mm.-me quedé pensando unos segundos.- No sé si me va a apetecer.-bromeé.

Él me miró levantando una ceja. Reí, me acerqué para besar sus labios cortamente y caminé hasta mi casa, dejándole con la palabra en la boca. Entré en casa viendo cómo él me miraba sonriendo y le dediqué una pequeña sonrisa antes de cerrar la puerta. Subí a mi habitación y, tras ponerme el pijama, me metí en la cama. Sonreí recordando lo que había pasado unas horas atrás y cogí el móvil para enviarle un mensaje.

Gracias por hacer de esta noche una de las mejores de mi vida. P.D.: Claro que me apetece verte mañana, ¿dónde vas a llevarme?

No tuve que esperar mucho para recibir una respuesta por su parte.

Gracias a ti por darme el mejor regalo de cumpleaños que he tenido nunca. Me has pillado, no tengo nada preparado –solté una pequeña risita- aun así, ven a verme a casa por la tarde, ya veremos que hacemos *guiño, guiño*”

“Tus guiños no me dan confianza, Malik así que a lo mejor no voy.” –le contesté.

Oh, venga. Prometo ser un buen chico.

Narra Gianna.

El móvil volvió a vibrar por no sé cuánta vez aquella noche desde que había llegado a casa. Lo cogí para apagarlo y me encontré con más de diez llamadas perdidas de Harry, estaba visto que no se daba por vencido. Pero no iba a conseguir nada, lo tenía muy claro. Me sentía utilizada. Conocía a la perfección su historial en cuanto a relaciones se refería pero me había enamorado de él, había decidido darle una oportunidad y estábamos tan bien que de verdad creí que había cambiado, que lo había hecho por mí, porque él también me quería. Pero no era así. Seguía siendo el mismo capullo de siempre y se había reído de mí en mi propia cara. Iba a pulsar la tecla que desconectaba el teléfono cuando recibí un mensaje suyo.

Gia, siento mucho lo que has visto pero te juro que no es lo que piensas. Sé que ahora mismo no querrás escuchar nada de lo que tenga que decirte pero por favor, creéme cuando te digo que te quiero. Necesito que hablemos de lo que ha pasado, cuanto antes, necesito explicártelo todo y que las cosas vuelvan a estar bien entre nosotros.

Contesté inmediatamente para dejarle las cosas claras. No quería saber nada más de él. Apagué el móvil y lo tiré al suelo con fuerza mientras empezaba a llorar desconsoladamente. Aquello despertó a mi madre y rápidamente, apareció por la puerta. Se asustó al verme en aquel estado y aunque ella no hacía más que preguntar que qué me ocurría, no era capaz de articular ninguna palabra. Solamente pude refugiarme en sus brazos como hacía cuando era pequeña mientras las lágrimas descendían por mis mejillas sin ningun control.

Narra Louis.

- Mm podría acostumbrarme a despertar así todos los días.-dije aún con los ojos cerrados mientras notaba sus labios sobre los míos.
- Pues no te acostumbres y levántate ya.-dijo riendo.- Creo que el desayuno está listo. Huelo a tostadas.
- ¿Y si nos quedamos aquí y terminamos lo que dejamos a medias anoche? –dije ya mirándola, levantando las cejas varias veces.
- ¿Con tus hermanas y tu madre aquí? –dijo incrédula.
- Exacto.-afirmé.- Así tiene más emoción la cosa, ¿qué me dices? –volví a repetir el gesto de las cejas. Ella empezó a eliminar la poca distancia que nos separaba lentamente. No me podía creer que quisiera aceptar mi propuesta.
- Pues digo que…-empezó a hablar con voz seductora sobre mis labios.- ¡eres un guarro Louis William Tomlinson! –dijo riéndose, levantando el tono de voz y propinándome un golpe con uno de los cojines que había en el suelo. Ya me parecía a mí que era demasiado bonito para ser verdad.
- Retiro lo dicho. No quiero levantarme así todos los días, eres demasiado agresiva para mí.-Y otro golpe.
- Y tú eres un capullo.-se levantó de la cama. Había dormido con una camiseta mía que le quedaba bastante grande.
- ¿Piensas salir en bragas? –Cogió el segundo cojín del suelo para tirármelo pero no consiguió darme.

- Claro que no.-recogió su ropa que se encontraba doblada sobre una silla y abandonó la habitación, no sin antes sacarme la lengua después de insultarme una vez más como respuesta a un nuevo comentario por mi parte. Sonreí negando con la cabeza mientras me ponía una camiseta para bajar a desayunar.

Bajé las escaleras para encontrarme con todas mis chicas sentadas alrededor de una mesa en la que estaba todo el desayuno puesto. Besé en la mejilla a mi madre y luego a mis hermanas, por último, a mi novia le saludé como ella se había despedido de mí en la habitación: sacándole la lengua.

Narra Destiny.

Entré en el cuarto de baño y después de lavarme para despejarme, me vestí con la ropa que había llevado el día anterior. Bajé a la cocina donde estaban todos menos Louis.

- ¿Qué tal el brazo, Fiz? –le pregunté después de dar los buenos días y besar las mejillas de Jay y todas las pequeñas.
- Ya me duele menos.-me contestó sonriendo levemente.
- Siento haberos interrumpido con la llamada.-me dijo Jay mientras la ayudaba a terminar de colocar las cosas sobre la mesa. La miré extrañada.- Sí, Louis me lo contó, necesitaba a alguien que le preparara la cena.- Me sonrojé inmediatamente. Lo iba a matar.- Tranquila, hija, es lo más normal del mundo.-me dijo. Así no ayudas, Jay. Mi sonrojo iba en aumento y no era agradable ser un tomate andante desde primera hora de la mañana.

Empezamos a desayunar en cuanto Louis se dignó a bajar. Charlamos y reímos porque aquella familia no era muy normal teniendo en cuenta que el mayor de ellos parecía el miembro más joven de los Tomlinson.

- Tengo que ir a devolverle unos cd’s a Harry, ¿me acompañas? –me preguntó cuando iba a volver a mi casa.
- No sé si te lo mereces…-dije.- ¿Por qué demonios le contaste a tu madre lo que tenías planeado? He pasado una vergüenza antes…-él rió.- ¡Pero no te rías!
- ¡Venga, Des, es lo más normal del mundo! –dijo.
- Ella ha dicho exactamente lo mismo.
- Pues claro.-sonrió.- ¿Te vienes conmigo entonces? –preguntó acercándome a él, cogiéndome de la cintura. Rodé los ojos.
- Voy a cambiarme a casa.

Narra Harry.

Después de recibir aquella respuesta supe que ya no podía hacer nada más. Lo había echado todo a perder y no había marcha atrás. Jamás me daría una oportunidad de explicarme y arreglar mi error, lo había dejado muy claro. Pasé toda la noche en vela, no pude cerrar ni un segundo los ojos porque cada vez que lo hacía solo la veía a ella. Veía la desilusión en su mirada al descubrirme besando a otra que no era ella. Los domingos solía levantarme muy tarde por eso eran ya más de las once y media y nadie había entrado en mi habitación. Tampoco quería que mi madre o mi hermana entrara y me viera en aquellas condiciones. Parecía que alguien tenía algo contra mí porque unos minutos después, mi madre estaba llamando a la puerta. Me aclaré la garganta para que no notara que había estado la mayor parte de la noche llorando.

- ¿Qué quieres? –dije.
- Lou y Des están aquí.-Mierda.
- Diles que no me encuentro bien, que mañana los veo en clase.-dije.
- ¿Qué te pasa? –preguntó a través de la puerta.
- No es nada, mamá, no te preocupes. Creo que me he resfriado.-mentí y afortunadamente no insistió más pero la puerta se abrió minutos después dejando ver a mis dos amigos.
- Nos han dicho que no querías vernos.-dijo Louis entrando.
- ¿Harold? ¿Qué te pasa? –Des se colocó a mi lado, sentándose en la cama.
- Nada.-contesté escondiendo la cabeza bajo las sábanas.

- Venga, tío, estás horrible, tienes los ojos rojos y eso no es buena señal.-dijo él, sentándose en el otro lado de la cama.
- ¿Has estado llorando? –volvió a hablar Des.- Vamos, Harry, cuéntanos qué te pasa, ¿ha ocurrido algo con Gia? –Bingo, Des.

Narra Taylor.

Fuimos a desayunar a una cafetería. Esta vez, no puse resistencia en cuanto al tema de pagar a medias. Le hacía feliz invitarme y no me iba a oponer a verle sonreír. Eso era algo que me encantaba. Pasamos el resto de la mañana paseando por Doncaster, hasta que se quedó parado frente a un escaparate.

- Ven.-me pidió ya que me había adelantado unos pasos.- ¿Te gusta? –preguntó.
- ¿El qué?
- Ese vestido.-señaló al maniquí que lucía un vestido de media manga con vuelo en azul clarito, con el cuello redondo y un cinturón finito en azul oscuro.- Creo que te quedaría genial, ¿pasamos y te lo pruebas? –le miré sin entender el por qué de aquella insistencia en el vestido.- Vamos, no me mires así.-rió haciendo que se le achinaran los ojos.
- ¿Y para qué quiero yo un vestido así? –dije.- Que yo sepa no hay ninguna fiesta planeada.
- Anda, hazlo por mí.-pidió después de besar mi mejilla. Resoplé y entramos a la tienda.
- Lo del desayuno pasa, pero no voy a permitir que pagues el vestido.-dije mientras íbamos hasta la caja. Al final, me lo llevaba.
- Pues siento decirte que es tarde, ya lo he hecho.-dijo.
- Eres un.-no me dejó continuar porque junto sus labios con los míos.
- Tómatelo como un regalo.-susurró antes de besarme de nuevo y, después de que la dependienta lo guardara en una bolsa, salimos de allí.

Narra Liam.

- ¿Me vas a decir por qué me has comprado ese vestido?
- Ya te lo he dicho. Es un regalo.-contesté mientras caminábamos de vuelta a su casa, era casi la hora de comer.
- Liam.-dijo con pesadez.
- ¿Qué? –pregunté de la misma manera.
- Que me digas qué escondes.
- No escondo nada, lo prometo.-dije poniendo cara de bueno.
- No me lo creo. Dímelo. Te lo exijo.-dijo divertida, amenazándome con el dedo.
- Si me das un beso.-puse morritos. Besó cortamente mis labios.- Así no vale, eso ha sido una caca de beso.-protesté. Unió nuevamente sus labios con los míos pero esta vez, mis manos se colocaron en su espalda, profundizando aquel beso un poco más.

- Y ahora, desembucha, pequeño Batman.-susurró en mis labios. Sonreí.
- Pues verás, la semana que viene, voy a pasar el fin de semana a Wolverhampton y así veo a mi familia, a mis hermanas sobre todo y había pensado que podrías venir conmigo, te las presentaba y bueno, una comida familiar sería una buena ocasión para estrenar el vestido, ¿no crees?
- Creo que moriría de la vergüenza.-murmuró.
- Quieren conocerte, Tay.-dije abrazándola por los hombros.- Pero si no quieres venir, no pasa nada, habrá más ocasiones.-dejé un beso en su cabeza.
- Iré.-dijo.
- ¿Qué?
- Que sí, que iré.-sonreí ampliamente.

Narra Rebecca.

La mañana de estudio en casa de Niall no había resultado demasiado productiva pero eso era algo que yo ya sabía. Entre cosquillas, besos, caricias y chorradas, habíamos pasado más tiempo riéndonos que haciendo cosas de provecho así que me tocaría pasar toda la tarde pasando apuntes y resolviendo ejercicios.

- Recuérdame que nunca más acepte tu proposición de estudiar juntos.-dije riendo mientras recogía y metía todas mis cosas en la mochila.
- Te quejarás encima.-dijo.- ¿A que nunca lo habías pasado tan bien estudiando?
- Claro que no. Porque no hemos estudiado nada.-exclamé y él rió de nuevo, contagiándome a mí.- Me voy a ver si esta tarde hago algo de provecho.-dije colgándome la mochila al hombro.
- Quejica.-dijo a mis espaldas el rubio. Mi móvil sonó y abrí el mensaje que Des me había mandado.- ¿Qué pasa? –me preguntó.
- Es Des.-expliqué bajando las escaleras.- Creo que esta tarde no haré nada tampoco.-Él abrió la puerta mientras terminaba de leer el mensaje.
- Vaya sorpresa, ¿qué haces aquí, mariposilla? –dijo mi novio al ver a su mejor amiga. Levanté la vista del móvil.
- ¿Qué ha pasado, Des? –la pregunté.
- Aún no lo sé pero es algo gordo entre Gia y Harry. Ella no me coge el teléfono y Harry está en su casa destrozado, llevamos Louis y yo con él toda la mañana y no ha sido capaz de contarnos qué pasó, solo decía “la he cagado”, “no me va a perdonar en la vida” y cosas así. Así que deduzco que ella estará mal también, creo que deberíamos ir a verla.- Niall y yo la escuchamos atentamente.
- ¿A qué hora quedamos?
- A las cinco nos vemos en la puerta de su casa.-me contestó.- Creo que Louis iba a avisaros a vosotros también.-dijo y entonces sonó el móvil de Niall. Efectivamente, era Louis.

Narra Zayn.

Lo único que consiguió despertarme aquella mañana fue notar que alguien saltaba sobre mi colchón. Abrí un ojo para ver de quién se trataba: era la pequeña de la casa.

- ¿Qué quieres Safaa? –pregunté aun medio dormido.
- ¡Me prometiste que jugarías hoy conmigo al escondite! –dijo sin dejar de saltar.
- ¿Y tiene que ser ahora? –fruncí el ceño cuando la claridad que entraba por la persiana me dio en los ojos.
- ¡Sí! –dijo saltando una última vez para caer sobre mi tripa.- ¡Me lo prometiste!
- Que si mujer, que ya voy.-dije haciéndola cosquillas y ella se rió a carcajadas.

Tiró de mí para hacerme salir de la cama y bajamos a desayunar junto al resto de mi familia. Me di una ducha y, después de vestirme, empecé a jugar con la pequeña por toda la casa mientras los demás se iban a hacer algunas compras.

- Venga, tú cuentas y yo me escondo.-me dijo y reí.
- Está bien.-acepté.- Uno, dos…-empecé a contar en alto.

Casi a la hora de comer, sonó el timbre y abrí antes de ponerme a buscar otra vez a mi hermana.

- ¿No podías esperar a esta tarde para verme? –pregunté apoyándome en el marco de la puerta.

- No seas idiota.-me dio en el brazo.- No puedo venir esta tarde, hay crisis en una pareja.-anunció.- Gia y Harry. ¿No has recibido un mensaje de Louis? –negué. La verdad es que el móvil estaba en la habitación, ni siquiera lo había encendido.
- ¡Zayn! –gritó mi hermana a mis espaldas.- ¡Tenías que venir a buscarme! –me regañó.
- Culpa mía, pequeña.-dijo Jess.- No le entretengo más para que siga jugando contigo.

Narra Niall.

Me despedí de Bec y Des y volví a entrar en casa. Nosotros habíamos quedado también a la misma hora que ellas pero en casa de Harry. ¿Qué les habría pasado a estos dos? La noche anterior habían estado perfectamente. Comí con mi madre una de esas lasañas que tan bien se le daba preparar y después, subí a cambiarme de ropa. Me puse unos vaqueros y una camiseta de manga larga, metí el móvil en el bolsillo trasero y después de despedirme de mi madre y ponerme el abrigo, salí de casa. Caminé tarareando una de las últimas canciones que había estado rondando mi cabeza y a la que aún tenía que buscarle una segunda estrofa hasta llegar a casa de Styles. Cuando llegué Liam y Zayn estaban andando también hacia la puerta así que los esperé. Nos saludamos juntando los puños y llamé al timbre. Nos abrió Gemma, la hermana de Harry, y nos hizo pasar, informándonos que Louis y él se encontraban en la segunda habitación a la derecha. Los tres subimos las escaleras y, sin llamar, entramos.

- Ya han llegado los refuerzos.-anuncié. Creo que los tres nos asustamos un poco al ver la situación. Zayn y Liam no conocían a Harry desde hacía tanto tiempo como yo y no miento si digo que nunca antes le había visto así y menos por una chica.
- ¿Ha conseguido decirte algo? –preguntó Liam cogiendo una silla para sentarse.
- Nada.-confirmó Louis.
- Soy un completo gilipollas, ya lo sé.-murmuró Harry.- No hace falta que vengáis a estar todos aquí.-dijo enfadado.
- No lo eres.-dijo Zayn.
- Sí que lo soy.-replicó Harry.- Un gilipollas, un capullo, una mala persona y todos los adjetivos que se te ocurran.

Siguió así durante bastante tiempo, murmurando a veces cosas que ni siquiera llegábamos a escuchar.

- ¡Harry! –grité cansado ya de lo mismo.- ¿Quieres contarnos de una vez qué narices ha pasado?
- ¡Que Helen me besó anoche y Gia lo vio todo! –soltó en el mismo tono que yo había usado y volvió a esconderse bajo la almohada, dejándonos a todos petrificados. 




Bueno, aquí tenéis un capítulo más. Como podéis comprobar las cosas no mejoran en cuanto al tema Garry o Harrianna... Espero que os haya gustado. Muchísimas gracias por leer. No sé si podré subir el miércoles, si no, no creo que lo haga hasta el lunes porque el jueves vuelvo a irme al pueblo y no vuelvo hasta el domingo por la noche.
Love,
Sarai.

18 comentarios:

  1. ¿Porque me torturas así Sarai? Mala persona, juntalos ya!!

    ResponderEliminar
  2. ¿Te podemos matar? Porfi, porfi, porfiiii Haber, haber, vamos por partes como siempre:
    Jess y Zayn son super afhdslgfsgaflsfjdla, aunque podría decir lo mismo de Rebe y Niall que ya sabía yo que no estudiarían, aunque también lo podría decir de Liam y Tay por dios el vestido OMG como puede ser así Li, muero de amor. Y de Des y Lou, pues exactamente lo mismo, vaya chico por eso... aixx...
    Pero luego está el tema supongo que "principal" Girry... esos dos me preocupan, Gia porque es demasiado cabezota, y Harry porqué se siente culpable de algo que no lo es.
    Esperemos que lo soluciones rápido (si, es una amenaza. He pensado que no te voy a matar, porque si no me quedo sin amiga y sin historia, considérate afortunada)
    Love you <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no podéis. Soy demasiado joven aun para morir...
      Coincido contigo. Jajaja ¿quien podría estudiar con el rubio riéndose a todas horas? Siii, es que es ajhsbfhjsbfvjhsadgf.
      Si, ahora son ellos lo principal más que nada porque están en un momento chungo. Pues, como he dicho a la chica de arriba...va a llevar tiempo que esos dos vuelvan (si es que vuelven) Wiiiiiiiiiiiiiiiiii sí, me siento afortunada *-*

      Love you <3

      Eliminar
  3. Hola! Ya estoy de vuelta! Siento muchísimo haber tardado tantiiisimo en comentar, en el otro no te comenté pero que sepas que me encantó. Éste también... Me dan una pena Garry... La Helen esa tiene una ostia bien dada. Y las demás parejitas... Son todas asfvdkfmofnao, aunque supongo que liarás alguna pronto... Pero bueno. Jajajaja. Ahora voy a por Our little secret. Sube cuando puedas, no te preocupes, un besote! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes :D
      Pues sí...a ver si alguien se atreve a dársela.
      Sí, no te equivocas, se va a liar por otro lado en breves...
      Muchas gracias. <3

      Eliminar
  4. Oooh dios que penita me da Harry y Gia jooo jaja bueno el gif de Zayn JODER CON EL GIF QUE CASI MUERO JAAJAJ adoro todas las parejas y espero q Garry estén together soon :) xx

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya... :( LO SÉ ES KASHBFJHSBDAHJFVSBDFJSDF.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  5. Ahora si que te voy a matar, pero de verdad!
    Pobrecitos gia y harry, estan los dos destrozadisimos! Solo espero que lo arreglen o pronto, o sino tendre que ir a tu casa y amenazarte jajaja. Que no pueden seguir asi:(
    Y el resto menudos amigos que son todos! De verdad! Yo quiero unos amigos asi!
    Siento no poder hacer un comentario mas largo pero son las tres menos diez de la madrugada y me estoy cayendo del sueño:( pero queria comentar aun asi:)
    sube pronto, me encanta, un beso enorme xx.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡NOOOO! Pues no sabes lo que viene dentro de poco...
      Están fatal los dos y es normal.
      Sí, son geniales.
      No te preocupes :D
      Muchas gracias.

      Eliminar
  6. Otro capitulo perfecto como siempre, salvo por lo de Gia y Harry.
    Estoy pensando que la canción que Niall esta maquinando sea una que empieza por Little.... Y que Harry se la cante a Gia y yasta solucionado jajajajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias :D
      Jajajaja no, no es esa canción en la que Nialler está pensando...

      Eliminar
  7. AYYY AAAAAAAYYY AYYY ME COMO A LOU! '' ¡eres un guarro Louis William Tomlinson!'' HAHAHAH ME ENCANTA!
    XX sigue así de bien xx

    ResponderEliminar
  8. GIA POR DIOS ESCUCHA A HARRY, TE LO PIDO POR TU MADRE, ¡ESCUCHALE! Espero que la pandi ayude a que estos dos lo arreglen.
    Lou, eres un cohinote jajaja
    Espero que subas pronto, un besito cielo:*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé yo si van a conseguir algo entre todos...
      JAJAJAJA Lo es.
      En cuanto pueda. Gracias <3

      Eliminar
  9. ME ENCANTA ME ENCANTA ME ENCANTA!!!!! Arregla a Gia y a Harry ya o te corto algo, iba a decir las manos pero si no no puedes escribir y no me preguntes por que siempre quiero cortarte alguna parte del cuerpo porque realmente no lo sé.
    Por cierto que sepas que tienes una lectora mas en todas tus novelas a partir de ahora porque tengo una amiga enganchadiiiiiiiisima a tus historias, solo tengo que conseguir que comente y lo tengo todo hecho.
    Sobre la novela lo de siempre, que en encantan demasiado todos pero tienes que arreglar a Gia y a Harry porfis!!
    Creo que no me dejo nada.
    Sube pronto!!
    KISSES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, siempre quieres dejarme sin alguna parte de mi cuerpo y eso no está bien, eh.
      Awwwwwwwwwwwwwwww te haré un regalo algún día por traerme nuevas lectoras :''')
      Muchísimas gracias.
      Un beso <3

      Eliminar